Según los conocimientos, competencia y posición de que gozan, los fieles tienen el derecho e incluso a veces el deber de manifestar a los Pastores su opinión sobre cuestiones que pertenecen al bien de la Iglesia, y también tienen derecho a hacer conocer su opinión a los demás fieles cristianos , con el debido respeto a la integridad de la fe y la moral y a la reverencia hacia sus pastores, y con la consideración por el bien común y la dignidad de las personas. [CIC, Codex Iuris Canonicus (1983), Can. 212, § 3.]

miércoles, noviembre 24, 2010

Casos de pedofilia en el Seminario de Guadalajara


Hoy  en día la Iglesia católica ha enfrentado diversos casos  de pedofilia en el mundo. Primero en Estados Unidos, después en Europa. Ningún Obispo  y ninguna Diócesis esta exenta de este cáncer que está saliendo a relucir debido al comportamiento de sus Pastores.
Desde  hace años la Iglesia en México ha sabido  ocultar los numerosos casos de pedofilia en las distintas diócesis mexicanas, con arreglos, con sobornos o con el silencio. Lo malo que la mayoría de las victimas  por temor  no se han querido o sabido enfrentar legalmente contra los abogados de la Iglesia.

Guadalajara no es la excepción, en meses pasados, en marzo para ser exactos,  el Cardenal Juan Sandoval  dijo  que “hay unos cinco o seis casos de esos en estos años aquí en la diócesis”, refiriéndose al balance universal que hacia el Vaticano  donde  afirmaba que entre los años de 2001 al 2010 hubo 3 mil casos.

Lo que no sabe el Cardenal es que ha habido más casos de pedofilia en su Arquidiócesis y que en algunos  no se ha procedido, ya que o se hace de la vista gorda o  sus  subalternos no le han informado a detalle lo que ha pasado. El Obispo auxiliar y rector del Seminario de Guadalajara Miguel Romano al ser el responsable de la formación  permanente del Presbiterio  ha sabido de los casos  y en algunos los ha encubierto. Uno de ellos es el caso del Sacerdote Rafael Domínguez Domínguez quien después de haber sido ordenado Sacerdote y posteriormente enviado a estudiar a Roma regreso como formador en el Seminario Menor y ahí el ciclo escolar pasado  fue acusado por alumnos de la institución por haber molestado sexualmente  a varios de ellos, después de saber el caso el Obispo Romano  en vez de iniciar un proceso judicial y turnar el caso a la Santa Sede tal como ordeno el Vaticano a raíz de los escándalos de pederastia  solo  lo retiro de formador del Seminario  y lo envío a  “Casa Alberione”, lugar donde se rehabilitan  Sacerdotes de ese y otros males. Después  de unos meses, según se dice que se encuentra ya celebrando  pero por ahora no aparece en los directorios de la Arquidiócesis que por cierto no están actualizados, cuentan  que  un día este Sacerdote le dijo al Cardenal,  -  Señor ya estoy listo -  después de haber cumplido un  periodo de rehabilitación en  “Alberione” y el Cardenal le respondió, - mira nada mas, cabrón, si esto no es una gripa - . Otro caso que ha llegado hasta nosotros es el del Padre Walter Omar Pérez Angulo quien desde el año  pasado ha molestado  a varios alumnos del Seminario y a esta fecha sigue de  formador (Prefecto) en el Seminario Menor. 

Estos no son casos aislados, ha habido  y hay mas, tal es el caso de los  Sacerdotes Carlos Lara (hoy Monseñor y párroco  de Santa María de los Ángeles)  y de José Marcos Castellón (Párroco de La Natividad de María) ex formadores del Seminario,  quienes según testimonios de algunos alumnos  y ex alumnos de esa casa de formación fueron  acosados por estos Sacerdotes.  El Cardenal Sandoval y el Obispo Romano piensan que con el tiempo  se cura todo, pero no es así, ya que es muy común  que a algunos Sacerdotes los manden  fuera de la diócesis, incluso fuera del país mientras se calman las aguas, y aparece en  los directorios oficiales de la Arquidiócesis  como “ministerio fuera de la diócesis” así paso con estos Sacerdotes quienes siendo formadores del Seminario misteriosamente los enviaron a Roma, a uno a trabajar  en  Consejo  Justicia y Paz (ahora ya es Monseñor)  y al  otro lo mandaron a estudiar a Roma. 

Otro caso  es el del padre Heladio Ávila Avelar, acusado de violar a tres niños en Guadalajara, en 1996. Admitió sus crímenes ante la policía ministerial cuando lo aprehendieron. Fue condenado a 15 años de prisión en 1999, pero salió libre gracias a la intervención de sus superiores eclesiásticos. Después de pasar unos meses en este lugar, el cardenal Sandoval Iñiguez lo restituyó en su ministerio sacerdotal, y actualmente se encuentra celebrando en una capilla puesto que ya está jubilado.

Y así tenemos más casos, pero por obvias razones no los publicaremos, ha llegado hasta nosotros un Dossier, donde se especifica  con lujo de detalles nombres y datos de Sacerdotes pedófilos y sacerdotes que practican la homosexualidad abiertamente. Existe un grupo de laicos que esta preparando un material para entregarlo a las autoridades, a la prensa y al Vaticano, porque en Guadalajara simplemente no pasa nada, y el Pastor de aquella Diócesis mexicana solo piensa que son  6 Casos en los últimos años, pero  esa mentira le costara tanto, incluso a su  Obispo Rector  Miguel Romano, por  ser protector de pederastas, solo basta recordar lo que le paso al Cardenal Law, así que si ven las barbas del vecino recortar, ya es tiempo que pongan las suyas a remojar.