Según los conocimientos, competencia y posición de que gozan, los fieles tienen el derecho e incluso a veces el deber de manifestar a los Pastores su opinión sobre cuestiones que pertenecen al bien de la Iglesia, y también tienen derecho a hacer conocer su opinión a los demás fieles cristianos , con el debido respeto a la integridad de la fe y la moral y a la reverencia hacia sus pastores, y con la consideración por el bien común y la dignidad de las personas. [CIC, Codex Iuris Canonicus (1983), Can. 212, § 3.]

martes, marzo 01, 2011

EL LADO OSCURO DEL SEMINARIO DE GUADALAJARA (ACOSO Y PEDOFILIA)


El acoso sexual, las violaciones y casos de pedofilia en el Seminario de Guadalajara tienen nombre y  apellido. Con esta información no pretendemos destruir el prestigio de una institución tridentina, que si bien ha formado grandes hombres que le han servido no solo a la Iglesia particular de Guadalajara sino a varias diócesis de México con sus más de 80 Obispos, 25 Santos y más de 4mil Sacerdotes formados en sus  aulas, pero,  también tiene sus negritos en el arroz. Y justamente esos negritos son los que opacan a esta insigne institución.

Desde que empezamos a publicar los artículos  sobre el Seminario de Guadalajara, hemos recibido un sinnúmero de  correspondencia donde con testimonios de personas nos han hecho ver que efectivamente en el Seminario de Guadalajara existen casos delicados, y que las autoridades eclesiásticas no han hecho nada al respecto, es más, han  tratado de silenciar a las víctimas.

Justamente en días pasados hablábamos con varios ex seminaristas y seminaristas, ambos por miedo  y amenazas  han preferido callar, unos incluso han dejado el Seminario, otros se han enfrentado a sus superiores siendo silenciados, algunas víctimas han sido amenazadas por sus victimarios y otras por miedo a enfrentarse no han actuado, mientras la impunidad  de los victimarios sigue latente.

A continuación pongo los principales actores de este problema que al parecer tiene mucha cola que le pisen.

Cardenal Juan Sandoval

Por ser el titular de la Arquidiócesis, ex rector del Seminario, ex formador, y quien sabe muy bien el teje y maneje de una institución tan grande y ortodoxa como lo es el Seminario de Guadalajara, debe saber (si es que no  le han ocultado, que en cierta manera lo dudo)  cada caso que sucede en el corazón de su arquidiócesis. Incluso su manera de actuar ante este tipo de situaciones ha sido la misma que la de muchos Obispos en el mundo, callar, proteger y remover.  Es partidario  del dicho si non casta quidem cautus, si no eres casto, al menos sé cauto, es quizá que suele ser curioso que durante su episcopado el número de Sacerdotes con hijos haya aumentado, incluso la deserción de las filas clericales haya ido en aumento. Lo que mas le interesa a purpurado tapatío es que el Sacerdote trabaje, en mas de alguna ocasión ha dicho (cuando le comentan sobre el número creciente de Sacerdotes homosexuales, con concubina o peor aun con hijos) que no le importa como vivan, mientras trabajen. Quizá lo que más le interesa al Cardenal es su ostentosa vida social, sus reuniones con prominentes políticos del partido PAN, la construcción del Santuario de los Mártires y sus múltiples ocupaciones, que en muchas veces dejan de que desear, sobretodo en su falta entrega de Pastor, porque Juan Sandoval es el tipo de pastor que dice mucho, pero hace poco.

Obispo Miguel Romano

Nacido  en 1959, ordenado Sacerdote a los 26 años y Obispo a los 41  de inmediato se convirtió en el brazo derecho de Cardenal (de quien fue su monaguillo cuando este era capellán de la parroquia de Guadalupe Chapalita), en lo que al Seminario y Presbiterio se refiere. Conocedor del amplio teje y maneje del Seminario, por ser primero espiritual y después Rector de dicha institución Miguel Romano sabe muy bien cada caso que sucede en el Seminario, cercano al Presbiterio joven, y  “muy espiritual y santo” como algún seminarista piadoso lo ha comentado, en realidad  este Obispo que maneja con la bandera de Santo es un lobo con piel de oveja, y así lo han hecho constatar varios comentarios de ex seminaristas, Seminaristas incluso Sacerdotes. En los poco mas de 9 años que lleva como Rector ha sabido mantener un coto de poder en el Seminario a tal grado que le ha servido para su protección, tal es el caso que ha removido solo a los Sacerdotes incómodos y ha dejado a los que el bien sabe, son sus aliados incondicionales y que le han cuidado las espaldas siempre.

Sabe cada caso y ha sacrificado algunas vocaciones de Seminaristas por proteger a los pederastas, encubrirlos y removerlos. También esta consiente que las cosas en el Seminario no marchan bien, pero como siempre una institución tan importante  ha sabido maquillar y difuminar los problemas pues se siente seguro y cobijado.

Me decía un Sacerdote de esa diócesis que Miguel Romano siempre ha sido cobijado por un grupúsculo de Sacerdotes con una espiritualidad ultra ortodoxa, elitista e inhumana, llevada a  México por un Sacerdote español,  fanático,  en los años 80s llamado José Cirés , quien se dedico a viajar por todas las diócesis de México promoviendo su  arcaica  espiritualidad, este ex cireciano (como los llaman en los seminarios) me platica  que para su formación llevan los libros de la fraternidad sacerdotal de san Juan de Ávila, fundada en España por otro Sacerdote español José Soto Chuliá (por cierto muerto en olor de santidad y promovido hace un año  a los altares por la arquidiócesis de Valencia, España) quien fundó dicha fraternidad y que según este ex cireciano el padre  José Cires pudo haber sido expulsado de la fraternidad o se separo para  formar una nueva.

Incluso debido a su radicalidad  se le prohibió por algunos Obispos que no visitara sus Seminarios, porque  ahí iba reclutando a los que serian sus futuros pupilos,  que si bien los que conocen de espiritualidad  de eso no tiene nada, puesto que no promueve la fraternidad entre todo el presbiterio, sino que son elitistas, y los empiezan a  formar (lavarles el cerebro) desde el Seminario, formando una especie de robots, listos para el estudio, seleccionando a los alumnos que mejores calificaciones tienen y reclutándolos para que en vacaciones asistan a reuniones donde se les va “formando”, siendo y ya como  Sacerdotes tienen reuniones con su pseudo formador, según nuestro contacto en Querétaro o en Colombia.

El caso es que Miguel Romano lejos de apoyar a las victimas solo les da el avión y no les dice nada, ciertamente no sabemos que vaya a pasar cuando este asunto se destape en los medios de comunicación y Juan Sandoval se retire por su mayoría de edad (tiene 78 años). Que aunque  algunos decían que era un candidato para sucederlo pero nosotros creemos otra cosa, ya que es un Obispo que le falta algo de carácter y la arquidiócesis de Guadalajara le queda grande, si algunos Sacerdotes del clero de Guadalajara lo dicen, que es mucho el Seminario para él, cuanto más la Arquidiócesis, entonces Miguel Romano se puede apreciar  más bien como mas un obispo de escritorio que un obispo pastor.

 Sacerdote José Marcos Castellón (ex formador del Seminario)

Nacido en  1970, ordenado en 1998, en dos ocasiones fue formador del Seminario, la primera como espiritual del Instituto de Vocaciones Adultas, al parecer después de un escándalo que se logro silenciar lo enviaron a estudiar a Roma, después regreso como Prefecto del mismo instituto, cargo que ocupo por poco tiempo, en ese periodo acoso a varios Seminaristas, de los cuales tenemos los datos y testimonios correspondientes. Por ahora, se encuentra en la Parroquia de la Natividad de María desde el 2009.

Sacerdote Rafael Domínguez (ex formador del Seminario)

Nacido  en el Durazno, Zacatecas en 1974 y ordenado en el 2000 fue enviado a estudiar a Roma y a su regreso  estuvo  en el Seminario menor, con este Sacerdote se destaparon varios casos de pedofilia, al grado de que lo enviaron a un tratamiento a la “Casa Alberione” y hasta hoy  no aparece en las listas del presbiterio  de Guadalajara, algunos dicen  que está suspendido, otros que celebra de una manera discreta, pero mientras le pasa el tratamiento es probable que vaya a alguna diócesis prestado, como es muy común ad intra de la Iglesia. Sus víctimas fueron calmadas por la “bondad” del obispo Romano, algunos salieron del seminario, otros fueron removidos a otros Seminarios para calmar la situación.

Sacerdote Walter Omar Pérez Angulo (formador del Seminario)

Nació en  1977 y se ordeno en el 2006. Estudio en Roma y desde el 2009  ejerce como formador del Seminario en el área del Seminario Menor.  Varios alumnos  lo acusaron de hostigamiento sexual, unos fueron expulsados, otros fueron removidos a otro seminario, el rector del Seminario hizo caso omiso  a dichas denuncias.

Sacerdote Héctor Mejía Figueroa

Nacido en Guadalajara en  1973. Ordenado en el 2002. Hace unos años fue acusado de acosar a un menor de edad en la parroquia donde se encontraba, después del escándalo y las  acusaciones el Arzobispado decidió suspenderlo y hasta ahora no celebra al menos públicamente.

Existe una lista más amplia de Sacerdotes que son o han sido formadores del Seminario y que han sido acusados de casos de acoso sexual o pedofilia, por el momento tenemos esta lista la cual damos a conocer.

Seminaristas

La mayoría de los Seminaristas (incluso Sacerdotes) no se han dado cuenta porque se ha manejado debajo del agua esta información. Lo más sano seria que el rector del Seminario hablara con ellos, pero esto se maneja a discreción. Entonces al leer este tipo de artículos lo más seguro es que se molesten o se saquen de onda.

Las víctimas.

Muchos por miedo no han querido hablar, y por eso no se ha hecho mucho ruido, gracias a los valientes que se dejaron entrevistar por gente del equipo de IPS&P y a los que aceptaron mi llamada de larga distancia, por ahora somos enemigos quizá de la Iglesia, pero no, eso mismo paso con los que denunciaron a Marcial Maciel, y los persiguieron, hoy en cambio, la verdad salió y veamos, recuerden que la verdad nos hará libres….

Los Padres de Familia

La mayoría ignora estos casos, porque sus hijos difícilmente se abren en estos temas con ellos, ya sea por miedo, vergüenza o el que dirán. Hemos recibido mails de algunas madres de familia preocupadas por lo que les pasa o paso a los hijos en el Seminario, ante esto urge valentía para denunciar.

¿Qué está haciendo la Iglesia de Guadalajara?, ¿el Cardenal?, sabemos que el Vaticano ya está enterado de esto, vía nunciatura apostólica, ciertamente nuestra obligación como católicos es orar por las vocaciones y por los Sacerdotes, pero también nuestra obligación moral es denunciar ante las autoridades civiles hay algún caso de acoso o pedofilia.